martes, 27 de julio de 2010

Los recuerdos a veces deberían no recordar...

Sé que esto nunca antes lo había hecho y que ahora es demasiado tarde, pero es ahora cuando tengo la necesidad de hacerlo, de dedicarte por lo menos algunas letras.
Letras que nacen de lo más interior de mi ser, letras que necesitan ser leídas unicamente por ti, letras acompañadas por lágrimas que forman embalses en mi teclado...
Tú has sido, eres y serás la persona con la que más feliz he sido, la que más he querido y la que siempre amaré. Eres mi vida y si por mi fuese serías mi muerte, mi muerte feliz, mi muerte lenta y pasional...
Querría haber escrito miles de cosas sobre ti, pero no quiero compartir con el mundo más que el deseo inmenso de que seamos felices, cada uno por nuestro lado, y nunca olvidar todo aquello que vivimos juntos, por muy doloroso que sea...
Ahora que tú no estás, Caliope se pasea desnuda cada dos por tres por cualquier estancia, incluso juega con Nea, cuece pasta a las tantas de la mañana e intenta dormir conmigo. Aún no me ha abrazado aunque ha intentado hacerlo muchas veces...






Ojalá algún día sepas darte cuenta de todo y plasmar aquí con tus palabras todo lo que quiero escuchar...Ojalá algún día leas esto, porque es sólo para ti,para nadie más... Ojalá algún día puedas abrazarme tan fuerte que nuestros cuerpos se queden ensamblados para la eternidad... Ojalá algún día pueda decir ojalá...