miércoles, 22 de diciembre de 2010

3/8


Ya 3, se dice pronto... Pero hoy el diagnóstico no es desde Bérgamo sino desde casa, bajo la sierra protectora y sobre el verdoso mar de la llanura.

Mira al cielo, ¡tranquilidad!
Al observarte en el espejo te das cuenta de que la espiritualidad de tu viaje está naciendo y desarrollándose sin ganas de acabar su ciclo vital. Que hay valores que afloran y otros que son desechados.

Siempre estuviste conmigo y se que nunca abandonarás tu puesto fiel, desde donde inundas todo.

Rejuvenezco cargando y gastando pilas mías y prestadas pero, eso si, siempre haciendo lo que quiero y contigo a mi lado.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Un día como el de hoy...

Un día como el de hoy apareciste a buscarme vestido con una sonrisa y dos gotas de magia brillante en los ojos, a ese lugar que lleva el nombre del hijo de Dédalo. Y como ellos, decidimos tocar el sol y hacerlo nuestro y de la misma forma caímos con nuestras alas de ave fénix al mar azul.

Un día como el de hoy me hiciste sentir raro, confuso e indeciso a la par que alegre, contento y especial. Aún suenan nuestras risas en mi cabeza y la imagen de verte posar con aquel gorro de monterhermoseña o con el burka se presenta a veces en mis inconscientes sueños.

Un día como el de hoy supe que quería que todos los días fuesen como lo estaba siendo aquel.

Un día como el de hoy me sentí lo mas cómodo que puede sentirse alguien abrazado a otra persona, escuchando sus latidos y oliendo su piel, y deseando que no acabase nunca ese momento.

"Entonces, ¿cuándo vamos a ser novios?", ¿recuerdas?...

Un día como el de hoy, tal que hoy, creo que no te confundiste de persona cuando entraste en aquel lugar, cuando nos besamos con cuidado en la puerta, cuando nos reíamos sin parar en tu minúscula habitación...

Un día como el de hoy, hace dos años, supe... que siempre lo recordaría.

P.D: canto para que tu vienes...


http://www.youtube.com/watch?v=GLuwQkW8dMA

jueves, 9 de diciembre de 2010

Nembro 1.5. Blanco nuclear


Insignificantes anomalías blancas que caen desde algún lugar lejos de la tierra están poblando el cielo y cubriendo el suelo.

Cuidadosamente se depositan sobre mi cuerpo y ligera y elegantemente me van transformando como lo hacen con todo a mi alrededor.

Momentos fríos... Momentos raros que congelan y blanquean por fuera y por dentro...

lunes, 6 de diciembre de 2010

... Luces ...

Las luces se apagan al igual que se encienden. Muchas personas creen que las luces que brillan en el firmamento son todas aquellas vidas que dejaron de existir, para muchos otros son los corazones que aún están latiendo, y para el resto no son más que esferas relucientes de diversos colores.

A diario son muchas las luces apagadas: eléctricas, naturales y vitales. Hoy sólo escribo por una de ellas del tercer grupo... Desafortunadamente hoy, escribo por una luz que tanto le costó brillar pero que tanto brilló.

Es una pena ver como el ciclo de la vida no sigue su curso muchas veces y se aprovecha de debilidades y desafortunios para continuar machacando.

Pero aún más penoso es tener que escribir esto... No hay consuelos, ánimos ni apoyos que valgan, aunque desde lejos mi presencia presente está