viernes, 20 de abril de 2012

Muelas y dientes enamorados

Enamorarse, estar enamorado, sentir el amor en alguna parte de tu cuerpo, amar a alguien desde lo más profundo es como la higiene bucal.

Aceptar, cuidar y querer cada uno de tus dientes y muelas hasta que el tiempo, las bacterias y los ácidos corrosivos mandan a lo más lejos todas tus protecciones y cuidados hasta tener que pedir ayuda a otra persona, quizás ajena.

Con el máximo cuidado posible cabrá la posibilidad de empastar y cubrir el mal o de una forma más dolorosa, temporal y maligna arrancar desde la raíz para acabar súbitamente con todo.