domingo, 13 de diciembre de 2015

Decisiones al alba

Una mañana te levantas relatando sueños que nunca has tenido. Todo parece normal hasta que se demuestre lo contrario. Manifestaciones y demostraciones del pasar mediocre de los años buscando consuelo, lejanía, inocencia de una vida desperdiciada y no vivida.

Una mañana amaneces organizando proyectos detrás aparcados, usados para llevar menos pesadamente la cuenta de los días, que no conducen a sanas compañías ni desiertos hospitales, que te presentan las "maravillosidades" del infierno y las agonías del paraíso.

Y así te mueves, y yo contigo.
Siempre impaciente, poco impactante.
Mucho en tu vida, nunca conmigo.