jueves, 31 de mayo de 2007

Eros y Psique


Eros no sólo hacía nacer el amor en los demás, sino que también él lo experimentó en sus propias carnes. Por aquel entonces vivía en la Tierra una princesa llamada Psique, a la que Venus envidiaba por su gran belleza. Celosa, la diosa decidió acabar con la joven y ordenó a Eros que se encargara del asunto. Pero su hijo, al verla, se enamoró de Psique y no cumplió con su cometido. Más bien al contrario: se casó con ella.
Como mortal, Psique tenía prohibido mirar a su marido, y respetó esa norma hasta que un día, incitada por sus hermanas, no resistió más y le echó el ojo a Eros mientras éste dormía. Eso le valió el castigo de ser abandonada: desde entonces, Psique recorrió el mundo en busca de su amado superando los obstáculos que le ponían los dioses. Finalmente, los del Olimpo, furiosos aveces y otras compasivos, se compadecieron de ella, la hicieron inmortal y le permitieron volver a reunirse con Eros para que su unión fuese eterna.
P.D: Dedicado a quienes el corazón les hace escuchar la mente.

No hay comentarios: