martes, 16 de octubre de 2007

< 9 meses de Parmeo>


Se cumplió la primera semana de estancia en esta ciudad, pensaba que había transcurrido todo un año. Era como uno de los capítulos de Dragon ball cuando Goku se metía en otra dimensión a pasar todo un año pero, en realidad, solo transcurría un día en el mundo real. (No hagais caso, son trastornos infantiles).
La vida parmesana es como el queso del mismo nombre, muy cara. Me da miedo sacar dinero de la cuenta por los sablazos posteriores asi que, por el momento, dependo de la caridad de la buena gente. Me relaciono con facilidad entre los erasmus, pero con los italianos es un poco más difícil, utilizo por lengua una mezcla de español-italiano-inglés-francés-extremeño, algo complicado para quienes no son políglotas.
Creo que es más probable que llegue con acento andaluz que con una multitud de palabras italianas porque el compañero de piso que nos hemos buscado es todo un volcán dialectológico en erupción.
Aprovecho para mandar saludos a todas las personas importantes que me quieren, que quiero, y que entran en mi blog. Besos para todos, os echo de menos.

No hay comentarios: