jueves, 6 de enero de 2011

A vosotros, porque sí...

Desprestigié durante un tiempo el significado, el significante y cada una de las letras que forman la palabra "amistad", en un momento de mi vida que el negro teñía cielo y tierra. Anoche me di cuenta que me sobrepasé al calificar negativamente dicha evaluación.

Gracias a vosotros por hacerme sentir especial, cuidarme, comprenderme, apoyarme y mimarme cada vez que lo necesito. Y aunque a veces sea duro, extrasincero o megadespegado con vosotros, sabéis que tenéis aquí todo lo que pensáis que existe y mucho más.

Tengo suerte, los reyes me han recordado que tengo regalos todos los días de mi vida y que son regalos de lo más completos. Este es el único regalo que puedo haceros, y quizás el que más me guste hacer. Siempre estaremos unidos pase lo que pase o por lo menos siempre os llevaré en este pequeño recoveco llamado corazón.

Os quiero...

No hay comentarios: