martes, 22 de marzo de 2011

6/8

Con el sol, haciéndole compañía, esta mañana vi una veloz lagartija. El tiempo me recordó a ella; velozmente rápida. Así va pasando desde el minuto uno, como pasa ese tren que observo desde un banco en el parque soleado al cual he bajado a leer.

¡Cómo cambian las cosas en cuestión de segundos! El sábado pasado salimos a dar uno de nuestros esporádicos paseos aprovechando un tiempo magnífico. Magnífica fue su transformación: grandes gotas descendieron velozmente mojando las calles, pero el cielo... El cielo seguía luminoso, claro como una perezosa mañana. De repente una pavorosa cantidad de felicidad se apoderó de mi, y sobre todo de mi sonrisa.

Canta la rana de forma parecida a las de la charca del pueblo pero no igual, quizás sea debido al idioma o simplemente suprime su melancolía con connotaciones primaverales...

Después de este tiempo estoy consiguiendo los objetivos que nunca me fijé y uno que deseo erradicar, ¡maldita pereza!

Con la llegada del sol, Bérgamo se ve de forma diferente y mis planteamientos nefastos se esconden entre los engaños marcados por otros. Por una vez en mi vida no sigo lo que sé, mejor me muevo por lo que crees tú. Y siendo franco, el aire ahora incluso tiene sabor.

Otro mes más, otro mes dedicado a mi. Espero que aún queden muchos con la misma dedicatoria. Me apasiona la perdición que siento, me apasiona y dependo de ella como el tren de la vía que en este momento circula en contraria dirección o como la rana cantora de su charco amueblado con juncos. Me encanta.

Todos pasean a sus compañeros, y tú, pequeña princesa te paseas sola regentando tus poderes por el reino canino y manteniendo a raya a tus súbditos. Ojalá estuvieses aquí, encima, debajo, a un lado, oliendo y comiendo todo lo que veas.

Y es que para poseer felicidad no es obligatorio el uso de verbos como "necesitar", "adorar", "amar" o "querer", únicamente basta con hacer reflexivo el verbo "sentir". Me despido lleno de pequeños placeres que espero que algún día podáis tener guardados en cajitas del recuerdo

No hay comentarios: