jueves, 12 de enero de 2012

... en la Puerta del Sol, como el año que fue ...

No hay mejor forma de comenzar un nuevo año que hablando de la última de las cagadas ejecutadas inconscientemente durante los 365 días pasados.

Como la canción, "pasa la primavera, pasa el verano, se va el otoño", pues eso, pasa el tiempo, cada uno de los números que poblan un calendario solar, y de una forma extraña, casi satánica, una presencia lejana tuya se apodera de tu persona y te hace pronunciar y hablar incoherentemente asuntos impensables, palabras absurdas, falsos sentimientos...

Cierras los ojos, te anestesia el sueño hasta despertar con las manos sobre la extremidad circular que alberga tu mente dándote cuenta que fue la mayor de las estupideces.

Un numero más, esperemos que alguna cagada inhumana menos...

No os deseo un feliz año nuevo si no toda una vida...

No hay comentarios: