domingo, 13 de agosto de 2017

Idas y revueltas

Risa explotando en la cueva del cante profundo con estridente acompañamiento de taconeo y reducción de presencias ajenas al círculo.

Las piedras de sus calles hinchan las veredas cuesta arriba y embellecen las noches de suspiros, sorpresas y quejidos sin pesar en alma alguna.

Todo el tiempo que corrió a caudales vuelve hoy y volverá mañana saliendo a nuestro paso cargando heridas mal curadas desapercibidas antes.

Vuelve también tú, gitano, a alumbrar mis pasos yendo a escuchar tu lamento eterno que la gana me salta encima para perderme por tus plazas y esquinas.

No hay comentarios: