lunes, 31 de diciembre de 2012

Balance de mis últimos 365 días

Balanceando el año de una lado hacia otro caen al suelo carteras llenas de recuerdos que por un momento u otro fueron guardadas ahí, millones de joyas brillantes creadas a partir de los sentimientos más puros y las ideas más extravagantes, un paquete de cien momentos divertidos y una bolsa de aquellos que dolieron, una caja sorpresa de la que salen las canciones más entonadas por las cuerdas vocales y los lamentos que calaron más hondo.

La locura se instaló sin problemas y vino cargada de una neblina perfumada que se expande a lo largo del individuo que escribe.

Con el tiempo mi personalidad va grabando pirográficamente sus característica. Características que no llego a entender con precisión pero a las que hay que habituarse y adaptarse.

Si continúo balanceando cae el documento del cambio, con sus pautas a seguir y su magnífico final desconocido, que ha permitido la sequía en mis ojos por sobrehidratación salada.

Ha sido un año lleno de sorpresas y condicionantes que a cualquiera hubiesen trastornado. En su segunda mitad solo se han descubierto gozos en pozos arrojados por diferentes y variopintas cuestiones negativamente resueltas. La suerte o la desgracia de ser un soñador.

En el camino muchas personas ralentizaron el trascurso de sus vidas , otras resurgieron con fuerza para avanzar, otras se apartaron y otras tantas fueron desapartadas. Hubo quien se fue con un halo resplandeciente para no volver y vinieron muchos otros pequeños que se divirtieron en la oscuridad. Mi cuerpo ha viajado, mi mente más aún, a una velocidad que no puede calcularse así como así.

Mi corazón confunde ventrículos. Venas y arterias se entrecruzan llegando casi al cortocircuito. Mucho sufrimiento autoprovocado sin necesidad y mucha ansia invadiéndolo todo a su paso. ¿Ilusiones? Rotas, sin sentido y casi por obligación.

Este 2012 no me ha llevado a ningún sitio, al contrario, me ha hecho regresar. Regresar aquí, a tí y de tí a tí. Regresaron sentimientos enterrados que de nada ha valido sacar a la luz. Regresaron historias que creía acabadas. Y regresé yo. Regreso porque en alguna vida ocupo el puesto que me merezco. En la mía. No regreso por nada ni por nadie y mucho menos para algo o alguien. Regreso porque nunca me he ido, siempre he estado a mi lado aunque a veces haya sido capaz de reconocerme.

El 2012 me ha servido para darme cuenta de todas las cosas que sabía, para regresar a recuperarme y para hacerme ver que con el tiempo la vida anuda, lía, mezcla, confunde y enseña hasta donde nosotros mismos estemos dispuestos a aprender.

Ni el más negativo de los momentos ha borrado esta sonrisa...

domingo, 30 de diciembre de 2012


Pan y miel le gusta al niño,
pan y miel le llevaré,
un ratón en el bolsillo
para que juegue con él,
un zurrón de cuchipanda,
un tambor y un cascabel,
a su padre una bufanda
y a su madre un almirez...

Felices fiestas

martes, 4 de diciembre de 2012

Primer Manifiesto de Abandono

Se abandona amor puro en calle oscura a largas horas de la mañana por motivos no especificados. Acompañándolo, un saco de esperanzas recogidas de las altas cumbres en los misteriosos páramos y una colección de ilusiones por completar que regalaban con la prensa dominical del estío. Al lote se añade un certificado de prestigiosa calidad y el manual de uso de dispar orígen. Entre los cien primeros sortearemos un exclusivo colgante fabricado de más preciado tiempo de veinticuatro quilates.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Tiempo de otoño...

Mantas decorando sillones y sofás. Música que ambienta pensamientos impuros. Latidos mezclados con suspiros. Hojas cayendo por la inercia de los cuerpos. Chasquidos del fuego de hoguera tradicional. Miradas que se adentran sin querer. LLuvia fina que corretea en los cristales. Naturaleza bañada de verde. Renovación de votos y compromisos...

viernes, 28 de septiembre de 2012

Son las cosas de la vida, son las cosas del querer...

Ante mí un millón de finas hojas de todo tipo para una única misión. Cuadriculadas, lineales, en blanco, amarillentas, enumeradas, fechadas, variantes de tamaño, encuadernadas, especificativas, separadas, deseosas de cubrirse, forrarse y rellenarse con las palabras de amor nunca antes sincerdadas que expulsa, escupe y arroja el más vital de los órganos.

Palabras de amor que saben a música y suenan a gloria, que fluyen desparramándose por cada terminación nerviosa, que colapsa el utensilio de escritura. Palabras de amor pegajosas, empachosas, rabiosas, empalagosas y sin otra compañía. Palabras de amor escondidas en otras muchas de diferente género, número, aspecto, modo, voz, determinación, superlatividad, numeración, articulación, demostración, clasificación, abstracción, colectividad, propiedad, contabilidad, modo, instrumento, cantidad, espacio, tiempo, lugar... pero hacia una misma persona.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Septiembre

Se pierden los ardientes días del estío, florecen las últimas plantas tardías, las casas encaladas esperan los prestos atardeceres, despedimos el color del sol y retomamos cubrir nuestro cuerpo.

Aparecen futuros proyectos, se reciclan algunos sueños de antaño y los libros se apilan deseando la apertura.

Acaba el verano. Está claro. El verano acaba...

miércoles, 8 de agosto de 2012

14.06.12. El inicio del cambio

Me paso la vida pidiendo perdón por las mismas cosas... Creo que es hora de empezar a cambiar. un cambio. Esa sensación  de evolución que emociona en cualquier instante sin un aviso previo.

Puede ser que con él, con el cambio, algo cambie haciéndome cambiar y cambiando todo lo posible que pueda cambiarse.

Enfrentarse con el cambio a esos momentos que no gustan o gustan poco y cambiar aquellos otros que se adoran o gustan más.

Voy a apartarte de mi vida aún más, y haciéndolo, cambiaré.

viernes, 20 de abril de 2012

Muelas y dientes enamorados

Enamorarse, estar enamorado, sentir el amor en alguna parte de tu cuerpo, amar a alguien desde lo más profundo es como la higiene bucal.

Aceptar, cuidar y querer cada uno de tus dientes y muelas hasta que el tiempo, las bacterias y los ácidos corrosivos mandan a lo más lejos todas tus protecciones y cuidados hasta tener que pedir ayuda a otra persona, quizás ajena.

Con el máximo cuidado posible cabrá la posibilidad de empastar y cubrir el mal o de una forma más dolorosa, temporal y maligna arrancar desde la raíz para acabar súbitamente con todo.

viernes, 16 de marzo de 2012

Recordar vs. Olvidar

Me da miedo perder recuerdos, me da miedo olvidar, me da miedo no recordar todo aquello que un día me hizo feliz...

Me da miedo perder recuerdos que están almacenados en cientos de cajas de zapato etiquetadas mediante fechas y pequeñas descripciones para un mejor archivo.

Me da miedo olvidar y no compartir más con nadie algún momento anteriormente vivido, anécdotas divertidas definidas mediante sonrisas y fuertes carcajadas.

Me da miedo no recordar todo aquello que un día me hizo feliz, lo que me entristeció y me hizo aprender tajantemente de la vida día tras día.

Me da miedo perder recuerdos, olvidar y no recordar, y es por ello que no me esfuerzo en hacerlo. Si me obligase me perdería, te perderías, se perdería, nos perderíamos, os perderíais, se perderían.

sábado, 3 de marzo de 2012

Libre interpretación de un día cualquiera...


El gris es capaz de aferrarse durante demasiadas horas en un día que debería haber brillado por sí mismo.

El agua debería caer a intervalos intermitentes desde lo alto bañando todas las cosas, animales y personas que pueblan el descubierto de núcleos y periferias urbanas.

El frío gélido debe introducirse velozmente por cada uno de los poros u orificios del cuerpo humano, congelándolo y llenándolo de estalactitas y estalagmitas.

Una multitud de virus pueden introducirse en el interior de nosotros obstruyendo, congestionando, provocando dolor y variadas molestias...

El día es gris, frío y aparentemente febril. Lo miro, vuelvo a mirarlo y el día es brillante, templado y saludable. Por lo menos para mí...

jueves, 23 de febrero de 2012

Sin saber...

Hoy no sé qué es lo que realmente quiero escribir... Me encantaría dedicarte palabras que jamás fueron pronunciadas. Me gustaría creerlas y a veces dudo de la verdad que posean. Me alegra saber que te pienso, que te recuerdo...

Hoy no sé qué es lo que en realidad estoy escribiendo... Con lo cual, sin alargar una espera inservible, dejo de escribir...

martes, 7 de febrero de 2012

Ensoñaciones 1

"Anoche maté dos furcias...o eso creo recordar...Entre recuerdo y recuerdo tu presencia desaparece, tu olor hace tiempo que dejó de plagar el recóndito agujero en el que vivo y tus besos ya no se personifican como antes... Anoche maté dos furcias. ¿O quizás fuese una? Creo que fue la peor cacería que he tenido en años. Y es que una botella de vodka no siempre ayuda a mantener alerta los sentidos. Y con los sentidos el recuerdo se desvanece o no quiere seguir el rastro que toda tu perfección causó.

Anoche la cacería estaba cuajada de un blanco impoluto, casi nuclear, de belleza etérea y mediocre... Menuda cacería, con ese frío espantoso decorando. Ni una gota, ni una sola gota para calmar la sed que tenía me hicieron adueñarme de ese transparente botella barata de gasolinera... Creo que estaba caducada o le faltaban escasos días para cumplir.

Pues sí, aburrido del panorama televisivo y queriendo finiquitar deudas de antaño con la feminidad, me di un blanco y helado paseo sin más deseos que el olvidarte. Escandalizadas estaban, dos, tres o quizás cuatro, cuando el filo ruidoso penetró sus almas... Lo que en realidad importa...

¿Con los cuerpos? No recuerdo que hice con los cuerpos, es probable que los abandonase, los descuartizase, los quemase, los comiese o cualquier otro verbo depravado de los muchos que estoy usando... Regresé de alguna forma. No le doy importancia.

Anoche maté dos furcias...o eso creo recordar... Entre recuerdo y recuerdo, creo que vi tu cara anoche en algún momento..."


Cuchillos, furcias y locura


(Recuerdo escribir el relato mientras dormías entre bufandas, pañuelos, pañoletas, palestinas, pashminas y diversas telas con las que escribías tus sentimientos... 11.01.10.)

miércoles, 25 de enero de 2012

La lechera y recipientes varios

En diversas y variadas ocasiones, por no decir siempre, sucede lo mismo en una vida como la mía. Cuando la esperanza es tu compañera de viajes nacionales, internacionales, continentales, intercontinentales o mundiales, siempre ocurre lo mismo. Da igual donde te encuentres, la hora que sea, la fecha que marque el calendario, la estación del año que transite o la temperatura que amenice el ambiente. Da igual. Cuando la esperanza es compañera de viajes, va contigo donde tú tengas pensado ir. Sin rechistar.

La lechera rompió su cántaro al tropezar con las raíces de un insolente árbol mientras pensaba e imaginaba disfrutando un futuro cercano o no. Al día son incalculables los cántaros que rompo cuando tropiezo, los que me tiran al suelo o simplemente los que se caen. Cántaros y ánforas.

Cada mañana al despertar, antes de vestirme y asearme, cuento todos los cántaros, vasijas, ánforas y botellas que me puedo permitir romper y aquellos que nunca deberían tocarse. Algunas veces el número es tan grande que del cansancio me vuelvo a dormir, otras tantas no cuento más allá del cero.

Son diversas, pintorescas y diarias las ocasiones en las que mi vida desparrama por los suelos litros de leche anteriormente depositados en un recipiente, esperanzas alojadas que crees poder criar y sacar adelante.

Litros y litros de esperanzas que la tierra absorbe...

sábado, 14 de enero de 2012

H2O


¿Y si las aguas volviesen a sus cauces?

Charcos, charcas, arroyos, afluentes, ríos, embalses, mares y océanos...

Manantiales.

jueves, 12 de enero de 2012

... en la Puerta del Sol, como el año que fue ...

No hay mejor forma de comenzar un nuevo año que hablando de la última de las cagadas ejecutadas inconscientemente durante los 365 días pasados.

Como la canción, "pasa la primavera, pasa el verano, se va el otoño", pues eso, pasa el tiempo, cada uno de los números que poblan un calendario solar, y de una forma extraña, casi satánica, una presencia lejana tuya se apodera de tu persona y te hace pronunciar y hablar incoherentemente asuntos impensables, palabras absurdas, falsos sentimientos...

Cierras los ojos, te anestesia el sueño hasta despertar con las manos sobre la extremidad circular que alberga tu mente dándote cuenta que fue la mayor de las estupideces.

Un numero más, esperemos que alguna cagada inhumana menos...

No os deseo un feliz año nuevo si no toda una vida...